Nuestra Tecnología

En Óptica Rola contamos con la tecnología más avanzada en visión óptica.

Con Óptica Rola tienes acceso a la mejor tecnología en visión ocular para detectar cualquier patología y corregir tus defectos visuales, de la mano de un equipo profesional con más de 25 años de experiencia.

Retinógrafo (VISUSCOUT 100)

• Tecnología que permite captar la imagen de la retina mediante una fotografía.

• Es una cámara no midriática, no necesitamos dilatar la pupila, evitando así las molestias derivadas de dicha dilatación pupilar.

• Permite evaluar si hay patologías en retina tales como retinopatías diabéticas, glaucoma y DMAE (degeneración macular)

• Imprescindible en diabéticos, hipertensos y miopes.

• Ideal para trabajar con niños, para pacientes con movilidad limitada y visitas a domicilio.

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo

Topógrafo

• Tecnología que permite hacer un mapa 3D de la córnea, analizando la superficie corneal.

• Muy importante en adaptación a medida de lentes de contacto y para la detección de queratoconos.

Tecnología específica del modelo Antares:

• Pupilografía: medida de la pupila en diferentes intensidades de luz. Muy importante para adaptar lentes de contacto

• Examen de Queratocono

• Estudio de Ojo Seco: Estudio completo de la calidad lagrimal.

Lámpara de Hendidura con grabación de imágenes

• Tecnología que permite examinar la parte externa del ojo (párpados, cornea, conjuntiva, esclera, lágrima) con un microscopio de luz brillante.

• Es clave para determinar la salud de los ojos y detectar enfermedades oculares.

• Incorpora videocámara digital que permite la grabación de imágenes que nos sirven para hacer seguimiento y para explicación al paciente.

• Tecnología imprescindible para una buena adaptación de lentes de contacto.

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo

Tonómetro

• Tecnología que mide la presión intraocular, más conocida como tensión ocular.

• Sirve para la detección del glaucoma.

• Glaucoma: graves daños en el nervio óptico que pueden provocar pérdida de visión, derivados del aumento de la presión intraocular.

• Mayor riesgo a partir de los 40 años